Castell de Santueri Rouge

Mallorca

Callet, Mantonegro y Cabernet Sauvignon.

Personalidad y elegancia mediterránea

Durante el siglo XIX se concentraban un gran número de pequeñas bodegas en  el centro urbano de Felanitx y alrededores que conformaban la base del sector  vinícola de la región.

Desafortunadamente con la llegada de la filoxera se puso fin a toda esa actividad, llevándose por delante a todas las viñas y cultivos que habían dado origen  a una de las mejores regiones vinícolas de las Islas Baleares. No fue hasta  principios del siglo XX, que Ernest Mestre dirigió e inspiró un proyecto para  poner en marcha el "Celler Cooperatiu" de Felanitx fruto de la importante  colaboración de buena parte de la población. Este proyecto perduró hasta  finales de los ochenta, cuando la falta de proyectos renovadores, junto a una  mala gestión de la administración, arruinaron de nuevo las bodegas.

 El emblemático edificio está situado a las afueras de Felanitx, esperando un  nuevo uso, que no llega, y que nos recuerda a diario nuestro pasado histórico.  Precisamente de uno de los viñedos propiedad del antiguo "Celler Cooperatiu"  surgieron nuevos proyectos como el de la bodega Terra de Falanis que sigue  apostando por variedades autóctonas. 

Uno de estos vinos es Castell de Santueri Blanc. Un vino blanco con carácter,  fresco y equilibrado que traslada al paladar el paisaje y el clima de la isla mediterránea de Mallorca.

El resultado es un vino con aromas sutiles a frutas, recuerdos de monte bajo y  tonos especiados. En boca es elegante, equilibrado y fresco y con un marcado  carácter de la zona de la que proviene.

GTX

Calatayud

Garnacha

Un vino pirata pero muy legal

Ninguna variedad, ningún origen, ninguna añada... es como se denomina así mismo este vino que nace con la pretensión de gustar por sí solo. Un vino nacido de la unión de amigos, entorno a una viña vieja y a un propósito: el conseguir un vino que emocione más allá de lo políticamente correcto y establecido. Así nace (GTX)*, una garnacha de viñas viejas, indómito, salvaje, cálido, profundo y sobre todo con alma.

La historia comienza durante una conversación entre uno de los miembros de la bodega mallorquina Ànima Negra con un amigo bodeguero del Penedès. En esa charla cuenta que tenía unas viñas viejísimas en la zona de Calatayud (Aragón), a una altura de entre 900 y 1.100 metros, con diferentes orientacio- nes y en las que nunca se había elaborado ningún vino. La singularidad del paisaje, la riqueza de sus suelos, las garnachas (GTX)* viejas conviviendo con las hierbas aromáticas, las pendientes extremas a las que se puede acceder a duras penas... conformaban el paraíso perfecto para poder pensar en elaborar algo realmente singular bajo el paraguas de Terra de Falanis.

De ahí surge (GTX)*, un vino elaborado por emoción, por amor al trabajo y a la naturaleza que les sostiene, por pasión a una vida y por el empeño de transmi- tir una verdad. El precio a pagar fue perder cualquier calificación del vino ya que se decidió transportarlo a la bodega de uno de ellos a la zona de Penedès para elaborarlo allí en un tino de 2.000 litros de un solo uso procedente de la bodega Ànima Negra y donde ha envejecido durante más de un año.

El resultado ha sido un vino singular, salvaje y delicado a la vez, rústico pero elegante, estructurado y sorprendente... un vino con personalidad, una perso- nalidad apabullante que quiere gustar por sí solo, fuera de las normas pero con las ideas muy claras: un vino que transmita todo lo que el que lo pruebe necesite saber. ¿por qué hay que decirlo todo con palabras?

Creemos que estos datos serán suficientes para disfrutar de (GTX)*, un vino desprotegido de información pero absolutamente lleno de argumentos para existir y ser disfrutado.

Llenca Plana

Montsant

Cariñena y Garnacha.

Preciso equilibrio entre innovación y tradición

El nombre de Llenca Plana es originario del nombre de la viña de donde provie- ne y se refiere a la piedra plana que caracteriza el terreno donde se encuentran las viñas.

Es un vino de gran valor basado en las variedades autóctonas de la Serra d’Almos en el Montsant.

Un vino complejo y con mucho cuerpo que concentra notas de fruta en la nariz y explosiona en la boca en una combinación fresca, rica y dinámica. Con un final interesante, este vino supone un reto para todos aquellos que se atrevan a descifrar el código de matices que se esconden.
Junto con un preciso equilibrio entre innovación y tradición, las viñas que producen el Llenca Plana están rodeadas de olivos y cerezos que confieren unas características únicas para aquellos que saben valorar la excepcionalidad.

Unas viñas que se encuentran en un lugar privilegiado que además se beneficia del clima mediterráneo. Las condiciones del terreno son ideales para el desa- rrollo de la Cariñena que, con un 70% de composición, forma el pilar fundamen- tal de este vino único. Un 30% de Garnacha le confiere el ingrediente perfecto para ofrecer una acidez equilibrada.

Castell de Santueri Blanc

Mallorca

Premsal y Callet

Un castillo con influencia mediterránea

Durante el siglo XIX se concentraban un gran número de pequeñas bodegas en el centro urbano de Felanitx y alrededores que conformaban la base del sector vinícola de la región.

Desafortunadamente con la llegada de la filoxera se puso fin a toda esa activi- dad, llevándose por delante a todas las viñas y cultivos que habían dado origen a una de las mejores regiones vinícolas de las Islas Baleares. No fue hasta principios del siglo XX, que Ernest Mestre dirigió e inspiró un proyecto para poner en marcha el “Celler Cooperatiu” de Felanitx fruto de la importante colaboración de buena parte de la población. Este proyecto perduró hasta finales de los ochenta, cuando la falta de proyectos renovadores, junto a una mala gestión de la administración, arruinaron de nuevo las bodegas.

El emblemático edificio está situado a las afueras de Felanitx, esperando un nuevo uso, que no llega, y que nos recuerda a diario nuestro pasado histórico. Precisamente de uno de los viñedos propiedad del antiguo “Celler Cooperatiu” surgieron nuevos proyectos como el de la bodega Terra de Falanis que sigue apostando por variedades autóctonas.

Uno de estos vinos es Castell de Santueri Blanc. Un vino blanco con carácter, fresco y equilibrado que traslada al paladar el paisaje y el clima de la isla medi- terránea de Mallorca.

El resultado es un vino con aromas sutiles a frutas, recuerdos de monte bajo y tonos especiados. En boca es elegante, equilibrado y fresco y con un marcado carácter de la zona de la que proviene.

Tutum Ba

Cava

Xarel·lo, Parellada y Macabeu.

Pureza y sensibilidad

Como es habitual en las creaciones de la bodega Terra de Falanis, la autentici- dad, la pureza y la sensibilidad son los tres ejes fundamentales de sus vinos. En esta ocasión no iba a ser diferente. Tutum Ba, el cava elaborado por la bodega, es un vino que sigue las premisas de sus hermanos: variedades autóctonas, pureza en su elaboración, mediterraneidad y una gran sensibilidad en todos sus matices.

Está elaborado con tres variedades diferentes de dos zonas geográficas: la Xarel.lo de viñas viejas del Penedès, y la Macabeu y Parellada de viñas a más de 600 metros de altitud en la Conca de Barberà.

Vinificadas por separado antes de la segunda fermentación en botella se realiza el coupage y tras la champanización mediante el método tradicional, se somete a envejecimiento dentro de la propia botella (tiraje) durante 22 meses.

Tutum Ba es un vino sutil, elegante, nítido y puro. Cuenta con aromas a flores blancas, y toques de frutos secos. Su burbuja es pequeña y de rosario continuo, características básicas de los grandes cavas.

En boca es fino, elegante, con una gran acidez que compensa su potente estructura y con un final salino propio de los vinos mediterráneos.